0
comentarios
Haz uno

Por una bioeconomía rural

La alimentación del país es posible porque tenemos una agricultura familiar campesina que provee el 64% de los alimentos que consumimos todos los días. Si nadie duda de los beneficios de garantizar una buena alimentación para la población de un país; tampoco debemos dudar en garantizar que productoras y productores realicen su trabajo en las mejores condiciones. Un país que hipoteca su autonomía en la producción de alimentos, es un país condenado a la dependencia.

El 75,5% de las familias campesinas tienen propiedades de menos de 10 hectáreas y solo el 21% accede a agua para riego, el sector rural es el que presenta el mayor índice de pobreza (39,3%) y de pobreza extrema (17,9%) y en las provincias de alta población rural y productoras de alimentos se registran los mayores índices de desnutrición infantil: Chimborazo (48,8), Bolívar (40,8) y Santa Elena (37,3). Estas cifras de la desigualdad, no hacen fácil el camino para la agricultura familiar campesina y, sin embargo, sigue dando frutos.

Esta agricultura no solo genera alimentos; también genera trabajo campesino -las fincas agroecológicas generan 3 empleos por hectárea, mientras que el monocultivo genera 1-, cuida del ambiente, sostiene la cultura e identidad de los pueblos y promueve negocios alternativos que diversifican los ingresos familiares. En 7 ferias agroecológicas apoyadas por la FUNDACIÓN HEIFER ECUADOR, que solo comercializan productos un día a la semana, se obtiene un promedio de 17.600 dólares mensuales por la venta de productos.

De esta agricultura, y de las mujeres y hombres que trabajan la tierra, nacen también los emprendimientos, negocios familiares que transforman la materia prima en variadas delicias, o que brindan servicios de distinta índole, y que, por supuesto, cuidan de ecosistemas importantes de nuestro país, como son los bioemprendimientos. En un estudio realizado por la FUNDACIÓN HEIFER ECUADOR, de 138 emprendimientos y bioemprendimientos impulsados por familias campesinas, dependen 16045 familias rurales. Cuántas familias más pueden alcanzar una mejor calidad de vida con el desarrollo de nuevas propuestas.

Cultivainnovación, Laboratorio de innovación y emprendimiento en el sector rural de la FUNDACIÓN HEIFER ECUADOR, ha realizado 2 concursos en los que se ha identificado a 362 emprendedores/innovadores -en su mayoría jóvenes- que desarrollan su actividad con alto impacto positivo. Son emprendimientos forjados desde su propio esfuerzo y con poco acceso a oportunidades.

Asegurar que estos emprendimientos y bioemprendimientos alcancen su desarrollo, se debe convertir en mandatorio en el marco de las políticas de Reverdecer Ecuador y en el que el gobierno ha planteado. Con pocos recursos, generando articulaciones, abriendo oportunidades, identificando qué parte de la cadena de valor se debe fortalecer, con una correcta estrategia de apoyo, se pueden alcanzar enormes resultados y se garantizaría empleo a jóvenes rurales, que es una deuda histórica del país.

¡Hagámoslo! La agricultura familiar campesina ha demostrado su potencial durante siglos, no esperemos más para apoyarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>