1
comentarios
Haz uno

Carta abierta al ministro de Agricultura y Ganadería, señor Rubén Flores

Señor ministro Rubén Flores, el día 5 de julio de 2018, en su cuenta de Twitter, manifestó su apoyo a la agroecología con esta declaración: “La agricultura agroecológica necesita apoyo y planificación, la agricultura convencional no tiene ya espacio en un mundo globalizado. Construir una lógica productiva distinta es nuestro desafío, el peor error es pensar que las exportaciones de productos primarios son la solución.”

La Fundación Heifer Ecuador, que lleva promoviendo la agroecología desde hace más de dos décadas y que cree profundamente en la necesidad de apostar por una agricultura para la vida, agradece su posición y hace suyas sus palabras. La agroecología transforma. En un país como el nuestro, agrobiodiverso y diverso natural y culturalmente, la agroecología es indispensable, ya que se alinea incluso con marcos de convenios internacionales como el Convenio de Diversidad Biológica, porque guarda la agrobiodiversidad del país.

Rosa y ministro de agricultura
Rubén Flores, ministro de Agricultura y Ganadería y Rosa Rodríguez, directora de la Fundación Heifer Ecuador, coordinan acciones en favor de la agroecología.

Sin embargo, la agroecología no solo es una buena noticia para la conservación, sino que también aporta significativamente a los ingresos campesinos. En un estudio realizado por la Fundación Heifer Ecuador, se pudo establecer que la feria agroecológica de la Unión de Organizaciones Campesinas de Cotacachi (UNORCAC), genera ventas por 32.000 dólares mensuales. En el proyecto que la Fundación Heifer Ecuador coejecutó con fondos FAO/GEF, y que diversificó 1792 hectáreas en cuatro provincias altoandinas de la región Sierra, se invirtieron 220.000 dólares para compra de plantas y semillas nativas, inversión que se realizó directamente a las comunidades. Eso quiere decir que también puede ser un buen negocio para los campesinos y campesinas.

La agroecología es una forma de producir alimentos sanos, que no afecta a los productores ni a los consumidores. Seis de cada diez ecuatorianos tienen sobrepeso y malnutrición, esas son cifras alarmantes. La reducción de productos en la dieta de los ecuatorianos está provocando enfermedades que se pueden evitar; hoy, por el empobrecimiento de la dieta y el no consumo de tubérculos andinos, empiezan a registrarse enfermedades como el cáncer de próstata en comunidades indígenas que no tenían ese problema. Las consecuencias de la pérdida de la agrobiodiversidad, que garantiza la agroecología, son evidentes.

Recogemos sus palabras, señor Ministro. No es posible, en un país como el nuestro, que nos gane una agricultura que no permite la reproducción de la vida. La agroecología requiere apoyo e incentivos claros y concretos, que solo la voluntad política puede volverlos realidad. Apoyamos su intensión, estimado Ministro, sabemos que sus palabras no son una novelería por el enorme compromiso que tiene usted con la agricultura familiar campesina.

Gracias por hacer que el Ecuador regrese la mirada a donde se debe mirar. La ruralidad y la agroecología generan bienestar a las comunidades y las comunidades con mejores condiciones de vida solo pueden generar más bienestar para su comunidad y su entorno. La agroecología es una apuesta necesaria. La Fundación Heifer Ecuador está presta para convocar a espacios de coordinación y generar acuerdos para impulsar esta propuesta.

  • Hugo Hernandez

    la agricultura agro ecológica es importante sin embargo el ministro no se preocupa de los precios de los productos…. dos dólares el qq de papa, tres dolares la caja de tomate, dos dólares el qq de choclo. no hay políticas publicas de protección al productor. que tristeza.