Compartiendo

María Eva Vega guardiana de semillas de la comunidad de Cutiriví Chico, provincia de Cotopaxi, en los Andes del Ecuador cuenta:

Nosotros realizamos ceremonias del compartir, compartimos semillas, alimentos y conocimientos, éste un acto de gran generosidad entre el pueblo, la semilla es considerada madre/hermana.
Para participar en este encuentro, días antes esco- gemos los mejores ejemplares de nuestras semi- llas, luego las familias recorremos largas distancias, y llevamos con nosotros nuestro mayor patrimo- nio: las semillas, que son el corazón de nuestro trabajo y de nuestra subsistencia. Nuestras semi- llas conservan nuestra historia y nuestra memoria
Ya en la fiesta, luego de agradecer y bendecir a los asistentes y a las semillas se inicia el compartir: mano a mano se intercambian 32 colores o variedades de papas, ocas, chocho, mashua, me- lloco, maíz, jícama, zanahoria blanca o arracacha, quinua, zapallo, fréjol, salidas de nuestras chacras.
Todos salimos ganando con el compartir, es una forma de hacernos más fuertes entre to- dos. Las familias volvemos a las comunidades y llevamos nuevas semillas para tener una mejor y variada alimentación. Con las nuevas semillas nos volveremos a encontrar el próximo año”.
Las semillas ayudan a diversificar la producción campesina, y con apoyo y asistencia técnica se logra incremento de producción y se buscan espacios de comercialización que generen ma- yores ingresos para las familias.

EL COMPARTIR DE RECURSOS,
EL CORAZÓN DE NUESTRO TRABAJO

El compartir de recursos es un elemento fundamental del trabajo de Heifer. Es un mecanismo que permite multiplicar los recursos dentro de una comunidad y ampliar el apoyo a nuevas familias, a través de la solidaridad.

La solidaridad y el compartir son prácticas ancestrales de nuestros pueblos.

La minga, el presta-manos han permitido mantener una convivencia armónica entre los pueblos, las comunidades, las familias con la naturaleza.

Aprendiendo de la sabiduría milenaria de las comunidades. Heifer incorpora estas prácticas en sus propuestas.

Por esto compartir los recursos es piedra fundamental de la filosofía de Heifer de compartir y cuidar de los otros.

A medida de que la gente comparta los recursos  recibidos cría animales, semillas, insumos agrícolas, conocimientos y destrezas con los demás, se crea una red creciente de solidaridad, esperanza, dignidad y autonomía que se extiende alrededor de la Tierra.

¿Cómo compartimos los recursos?

Cada organización define su forma propia de funcionamiento para compartir los animales, plantes, materiales y conocimientos según las necesidades, el tipo de recurso que recibe, las prácticas de la organización, las particularidades de la comunidad en la zona.

La comunidad y la organización en conjunto establecen:

  • Acuerdos de funcionamiento para compartir lo recibido.
  • El objetivo de compartir los recursos, los participantes, los recursos por entregar, las modalidades de devolución.
  • Una comisión o persona responsable del control y gestión del proceso de compartir.