2
comentarios
Haz uno

Celebrando a la Pachamama, las semillas y el intercambio de los dones

El intercambio de los dones, constituye una práctica histórica de los campesinos, que persiste en muchos lugares del mundo, a pesar de ser invisibilizada o devorada por la modernidad. Entre los pueblos Kichwas andinos, intercambiar dones forma parte fundamental de su vida cotidiana; tal vez por ello, el Pase de Cadena que promueve Heifer, encaja perfectamente en sus prácticas comunitarias. Nada se recibe sin el compromiso implícito y poderoso de devolverlo en la primera oportunidad.

El ciclo agrario andino, se organiza en un calendario que marca los momentos importantes con el desarrollo de espacios rituales y festivos donde se renuevan cíclicamente los compromisos con la Pachamama, la gran madre que nos cuida y a la que hay que cuidar, por ello es necesario rendirle tributo y celebrar su pródiga generosidad.

En ese ciclo, septiembre marca el inicio de las siembras, por ello adquieren vital importancia las hermanas semillas –fuente de vida y cultura- a las que hay que bendecir y preparar, y el suelo –el vientre fértil de la madre- que hay que alimentar y venerar.

La TURUJTA (Tupigachi Marcha Jatun Tandanakwy) es una Federación de comunidades del Cantón Pedro Moncayo ubicada 100 km al norte de Quito. Habiendo recuperado sus tradiciones como pueblo Kichwa-Kayampi, celebra cada año su festival regional de semillas como inicio de las siembras y esta vez no fue la excepción, como tampoco lo fue, incluir en el programa una ceremonia pública del compartir de recursos. El 25 de septiembre se concentraron delegaciones de las 13 comunidades filiales, así como participantes de comunidades vecinas, semilleristas de la provincia de Imbabura e incluso centros educativos.

Desde muy temprano, campesinas y campesinos se fueron ubicando bajo las carpas con su inmensa y colorida variedad de semillas y plántulas, para exhibirlas con orgullo y compartir los saberes de la crianza con otros participantes y visitantes, para intercambiar simientes de manera que sigan vivos los caminos por donde caminan libremente las fuentes de la vida campesina/comunitaria, de la agricultura y del alimento. En esta ocasión además, se premiaría al/a mejor semillerista por su variedad y conocimiento.

Sra. Maria Quilumbaquin exponiendo sus  semillas al jurado calificador
Sra. Maria Quilumbaquin exponiendo sus semillas al jurado calificador

Pero además, se celebró el ritual de la Pachamanka, una comida comunitaria que se elabora cociendo los alimentos bajo la tierra con rocas incandescentes. El hoyo es el vientre fértil de la madre, las rocas incandescentes la simiente de los hombres y el alimento es la crianza que juntos logran año tras año, para perpetuar la vida del planeta.

Mientras esperábamos la cocción de los alimentos y transcurría la exhibición de semillas y agrobiodiversidad. Los dirigentes fueron llamando una a una, a las personas que entregaban y a quienes recibían el pase de cadena de cuyes, y también hacían entrega de vacas. Cada familia pesaba su saco con el número de cuyes a compartir, para asegurar la justicia y equidad en el peso y tamaño de los animales, que muy contentas recibían nuevas personas, en su mayoría mujeres. Quienes cumplían su compromiso además, compartían los beneficios alcanzados y daban recomendaciones de cuidado a quienes recibían los animalitos. Heifer Ecuador fue invitado a participar de este testimonio público de compromiso y cumplimiento.

Ritual de la pachamanca preparación de alimentos bajo tierra para compartir
Ritual de la pachamanca preparación de alimentos bajo tierra para compartir

Mientras esperábamos la cocción de los alimentos y transcurría la exhibición de semillas y agrobiodiversidad. Los dirigentes fueron llamando una a una, a las personas que entregaban y a quienes recibían el pase de cadena de cuyes, y también hacían entrega de vacas. Cada familia pesaba su saco con el número de cuyes a compartir, para asegurar la justicia y equidad en el peso y tamaño de los animales, que muy contentas recibían nuevas personas, en su mayoría mujeres. Quienes cumplían su compromiso además, compartían los beneficios alcanzados y daban recomendaciones de cuidado a quienes recibían los animalitos. Heifer Ecuador fue invitado a participar de este testimonio público de compromiso y cumplimiento.

Al mismo tiempo, un jurado designado, calificaba la participación de los/as semilleristas y procedía a emitir su veredicto. Los ganadores recibirían herramientas de trabajo como estímulo a su esfuerzo. En esta ocasión el premio se llevó un representante de otra región y el segundo y tercer lugar fueron para mujeres productoras de la organización y de una comunidad vecina.

Pase de Cadena de cuyes
Pase de Cadena de cuyes

 

Cinco personas (3 hombres y 2 mujeres) recibieron vaconas y 17 (14 mujeres y 3 hombres) recibieron cuyes. Una vez más, el Pase de Cadena fue celebrado como parte de esa ritualidad, valores y ética comunitaria que persiste entre las organizaciones campesino-indígenas del Ecuador.

La comida esta lista. El alimento ritual, bendecido por la madre tierra y elaborado comunitariamente, se sirve para que la comunidad entera lo disfrute y comparta. ¡Buen provecho y que la siembra fructifique!

Comentarios (¿Quieres escribir uno?)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>