Ver otro programa

Ganasol

Ganadería y agricultura sostenible en laderas latinoamericanas 2014-2024
El área de intervención del programa Ganadería y Agricultura Sostenible en Laderas Latinoamericanas (GANASOL) es la zona rural de Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Honduras y el sur de México. La población total de esta área es 96,3 millones y el 34,8 por ciento de esta población (7 millones de familias) vive en áreas rurales. De estas familias rurales, el 50 por ciento vive en ecosistemas de ladera.
Más información

Pacha

El altiplano andino, el páramo, los camélidos y el hilo, 2014-2024
El área de intervención para el Páramo, Altiplano, Camélidos e Hilo en los Andes (PACHA) es la serranía rural de Bolivia, Perú y Ecuador. La población total de esta región es 44,8 millones de habitantes, 12,53 millones de los cuales (el 28 por ciento) vive en las áreas rurales. De esos 12,53 millones, 1,88 millón (un 15 por ciento) viven en ecosistemas de ladera.
Más información

Promesa

Mejoramiento económico y seguridad alimentaria en café, cacao y otros productos.
El programa PROMESA de café y cacao ejecutará una serie de acciones que permitan que los pequeños productores de café y cacao enfrenten la inseguridad alimentaria, a la vez que incorpore a los productores/as en las estructuras organizacionales para el mercadeo para reducir su vulnerabilidad alimentaria y también reducir su dependencia de un solo producto estacional, generándoles ingresos todo el año.
Más información

Procosta

Manejo sostenible de los ecosistemas costeros y de manglares, 2014 -2024
Se ha reconocido que los manglares son uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Producen casi el doble en volumen de peces por hectárea que las piscinas de piscicultura industriales (MacKinnon, 1986). En el contexto del cambio climático, los manglares cumplen roles esenciales al captar el carbono de la atmósfera y mantener la vida marina.
Más información

Sanseco

Seguridad Alimentaria y Nutricional en el Corredor Seco de América Central y del Sur
El bosque seco es uno de los hábitats más amenazados y degradados en la región de las Américas por la acción humana y el cambio climático. Se caracteriza por las altas temperaturas, un balance hídrico negativo y vegetación xerofítica caducifolia. El clima es cálido y seco, con una temperatura media anual de 24ºC y un promedio anual de precipitación de 600 mm.
Más información

Procosta

Explicación del Programa
Se ha reconocido que los manglares son uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Producen casi el doble en volumen de peces por hectárea que las piscinas de piscicultura industriales (MacKinnon, 1986). En el contexto del cambio climático, los manglares cumplen roles esenciales al captar el carbono de la atmósfera y mantener la vida marina.

Se ha reconocido que los manglares son uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Producen casi el doble en volumen de peces por hectárea que las piscinas de piscicultura industriales (MacKinnon, 1986). En el contexto del cambio climático, los manglares cumplen roles esenciales al captar el carbono de la atmósfera y mantener la vida marina. También proporcionan una gran fuente de alimentos e ingresos para las personas que viven en los territorios de manglares que, en su mayoría, realizan sus actividades ancestrales en estos bosques y el mar cercano, y obtienen la mayor parte de la proteína de las dietas de sus familias de la pesca y recolección de cangrejos, mariscos, conchas y otros crustáceos. También ganan la mayor parte de sus ingresos de las actividades de pesca y recolección.

Sin embargo, los estudios recientes indican que los ecosistemas de manglar están siendo afectados por el deterioro marino-costero, especialmente por la deforestación como resultado de la expansión de las operaciones camaroneras y agroindustrias como las plantaciones de palma africana. En los países del programa, el área total de manglares se ha reducido en un 34 por ciento desde el año 1980. El siguiente cuadro muestra los porcentajes de deforestación desde 1980 hasta 2010 por cada país participante:

Cuadro 1: Tendencias en la deforestación de los manglares Fuente: FAO, 2007; Spalding, 2010 (la fuente de información para El Salvador, Ecuador y Perú es FAO, 2007; la fuente de información para México, Guatemala, Honduras y Nicaragua es Spalding, 2010).

Esta pérdida socava el desarrollo de las personas que viven allí, que pierden sus fuentes de alimentos e ingresos, a más de su identidad cultural. Como consecuencia del avance del deterioro, se desplazan de sus territorios ancestrales. Por esta situación, el Área de las Américas de Heifer Internacional, en coordinación con sus oficinas nacionales y en base a la experiencia anterior de Heifer Ecuador y sus dos proyectos ejecutados con los manglares (Defensa y Conservación de la Vida en los Ecosistemas Costeros y Pueblos Ancestrales del Ecosistema del Manglar en el Ecuador Recuperan sus Territorios de Vida y Producción), propone el programa de Manejo Sostenible de Manglares y Ecosistemas Costeros (PROCOSTA) para contribuir a la sustentabilidad ambiental y económica de las familias, comunidades y territorios en los ecosistemas costeros y de manglares en ocho países de América Latina.

El área de influencia del programa incluye ecosistemas de manglares, humedales y otro de la zona costera en el Perú, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, El Salvador, el sur de México y Haití, para un área total de manglares de 187.557 ha. Estos países son considerados como imprescindibles para un enfoque territorial y de esteros en el programa. El grupo objetivo del programa son 168.500 familias directas, esencialmente pequeños/as pescadores y recolectores de conchas, cangrejos y otros productos del manglar. El 20% de las familias también trabajan en la agricultura como actividad complementaria y, en algunos casos, producen sal y crían pequeños animales. El 90% de las familias participantes viven permanentemente en los territorios de manglares, y todas trabajan en la pequeña pesca y recolección.

Los resultados esperados para el año 2024 son:

  1. 168.500 familias organizadas restauran y/o conservan 94.500 hectáreas de manglares en la región, diseñando y ejecutando planes de manejo territorial, estrategias comunitarias para la protección de su territorio y acciones directas para la restauración y repoblación de los manglares (recuperando el suelo y reforestando el manglar).
  2. 168.500 familias organizadas aumentan su resiliencia ante los impactos del cambio climático mediante el manejo integral de sus ecosistemas, incluyendo el monitoreo del ecosistema del manglar y el fortalecimiento institucional y de capacidades para la incidencia en pro de un diseño de políticas públicas regionales sobre el cambio climático y la gestión de los ecosistemas.
  3. 67.400 familias participantes del programa mejoran su economía familiar tomando iniciativas económicas y usando los servicios ecosistémicos responsablemente, lo que incluye manejar cadenas de valor para los productos locales con alto potencial de adaptación y de trabajar con el mercado.
  4. 168.500 familias organizadas (pueblos del manglar) han mejorado su acceso a alimentos nutritivos al conservar su biodiversidad y desarrollar sistemas agropecuarios diversos, aprovechando los conocimientos locales y manteniendo la diversidad genética de sus cultivos.

Los componentes del programa incluyen cinco frentes de acción: (1) Manejo integral de los ecosistemas para la gestión, conservación y restauración sostenibles de los ecosistemas para que brinden los servicios que permitan que las personas se adapten a los impactos del cambio climático. (2) Mejores economías familiares, tomando iniciativas económicas y aprovechando los sistemas ecosistémicos responsablemente, para garantizar la seguridad alimentaria y generar ingresos complementarios. (3) Trabajar con los mercados bajo un enfoque de cadenas de valor.(4) Fortalecer las capacidades organizacionales e institucionales. (5) Capacidad de incidencia y gestión pública.

El presupuesto estimado para la intervención durante un período de 10 años es US$167’500.000, de lo cual Heifer Internacional contribuirá un 30 por ciento, obteniendo el restante 70 por ciento mediante estrategias de co-financiamiento con los gobiernos locales, otras entidades de desarrollo y contribuciones de las/los participantes de proyectos.