Ver otro programa

Ganasol

Ganadería y agricultura sostenible en laderas latinoamericanas 2014-2024
El área de intervención del programa Ganadería y Agricultura Sostenible en Laderas Latinoamericanas (GANASOL) es la zona rural de Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Honduras y el sur de México. La población total de esta área es 96,3 millones y el 34,8 por ciento de esta población (7 millones de familias) vive en áreas rurales. De estas familias rurales, el 50 por ciento vive en ecosistemas de ladera.
Más información

Pacha

El altiplano andino, el páramo, los camélidos y el hilo, 2014-2024
El área de intervención para el Páramo, Altiplano, Camélidos e Hilo en los Andes (PACHA) es la serranía rural de Bolivia, Perú y Ecuador. La población total de esta región es 44,8 millones de habitantes, 12,53 millones de los cuales (el 28 por ciento) vive en las áreas rurales. De esos 12,53 millones, 1,88 millón (un 15 por ciento) viven en ecosistemas de ladera.
Más información

Promesa

Mejoramiento económico y seguridad alimentaria en café, cacao y otros productos.
El programa PROMESA de café y cacao ejecutará una serie de acciones que permitan que los pequeños productores de café y cacao enfrenten la inseguridad alimentaria, a la vez que incorpore a los productores/as en las estructuras organizacionales para el mercadeo para reducir su vulnerabilidad alimentaria y también reducir su dependencia de un solo producto estacional, generándoles ingresos todo el año.
Más información

Procosta

Manejo sostenible de los ecosistemas costeros y de manglares, 2014 -2024
Se ha reconocido que los manglares son uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Producen casi el doble en volumen de peces por hectárea que las piscinas de piscicultura industriales (MacKinnon, 1986). En el contexto del cambio climático, los manglares cumplen roles esenciales al captar el carbono de la atmósfera y mantener la vida marina.
Más información

Sanseco

Seguridad Alimentaria y Nutricional en el Corredor Seco de América Central y del Sur
El bosque seco es uno de los hábitats más amenazados y degradados en la región de las Américas por la acción humana y el cambio climático. Se caracteriza por las altas temperaturas, un balance hídrico negativo y vegetación xerofítica caducifolia. El clima es cálido y seco, con una temperatura media anual de 24ºC y un promedio anual de precipitación de 600 mm.
Más información

Promesa

Explicación del Programa
El programa PROMESA de café y cacao ejecutará una serie de acciones que permitan que los pequeños productores de café y cacao enfrenten la inseguridad alimentaria, a la vez que incorpore a los productores/as en las estructuras organizacionales para el mercadeo para reducir su vulnerabilidad alimentaria y también reducir su dependencia de un solo producto estacional, generándoles ingresos todo el año.

El programa PROMESA de café y cacao ejecutará una serie de acciones que permitan que los pequeños productores de café y cacao enfrenten la inseguridad alimentaria, a la vez que incorpore a los productores/as en las estructuras organizacionales para el mercadeo para reducir su vulnerabilidad alimentaria y también reducir su dependencia de un solo producto estacional, generándoles ingresos todo el año.

La agricultura es el principal sustento económico para la población rural de pocos recursos en América Latina. Los ricos suelos y la diversidad ecológica permiten cultivar una variedad de productos agrícolas y forestales para satisfacer la demanda local e internacional, dando trabajo a un número significativo de pequeños productores/as.

El café y cacao producidos en América Latina son dos de los principales productos presentes en los mercados mundiales de alto valor.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (2005), los cinco países centroamericanos constituyen la segunda zona caficultora del mundo, después del Brasil. La producción varía de un país al otro, pero la mayoría de los productores/as son campesinos/as (aunque los productores grandes generan la mayor parte de la producción en términos de volumen). Para Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras, se estima que unos 210.000 productores de café trabajan en fincas con una superficie media de 3,5 hectáreas (ha.), pero incluyen fincas hasta de 0,1 ha. En los últimos cinco años, se ha reconocido a América Central como una región que produce cacao de buena calidad. El Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) (2012) estima que más de 20.000 familias en América Central fundamentan sus modos de sustento en sistemas agroforestales de cacao. Estas familias tienen un promedio de una hectárea de cacao (con árboles frutales y madereros). Más del 60 por ciento de la producción es de productores indígenas que tienen un Índice de Desarrollo Humano (IDH) bajo (estadística que identifica  las áreas de pobreza y pobreza extrema). Producen de huertos de cacao que tienen más de 20 años, y su baja productividad tiene un promedio de 171 kg/ha.
Para Sudamérica, tanto el café como el cacao se producen en la Amazonía, que incluye partes de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Perú y Ecuador han forjado un microsegmento de mercado con su café orgánico al producir con una buena calidad y certificación. El café se cultiva en Sudamérica a una altura de aproximadamente 1.000 a 1.800 metros sobre el nivel del mar. Se estima que los pequeños caficultores tienen en promedio entre 2 y 3 hectáreas. El rendimiento medio está en unos 900 kilogramos, que es bajo, usualmente por prácticas de cultivo inadecuadas.

Entre los productores de cacao, el Brasil y el Ecuador están entre los ocho países responsables del 90 por ciento de la producción mundial. El Ecuador es el séptimo productor mayor de cacao. Así como el café, el cacao se produce principalmente en granjas campesinas, que en su mayoría viven por debajo de la línea de la pobreza, con un tamaño promedio de granja de 2-5 ha. Perú y Bolivia han abierto un microsegmento de mercado para su cacao orgánico, cuya demanda está creciendo fuertemente y se vende en unos US$100-300 por tonelada. El Ecuador cuenta con algunas de las variedades más antiguas de árboles de cacao, con sabores distintivos, de modo que el Ecuador ha surgido como exportadora preeminente del cacao fino. Este oro negro del Ecuador tiene el potencial de brindar un futuro estable a sus productores/as.

Pero los pequeños productores de café y cacao en América Latina y el Caribe están altamente vulnerables a las fluctuaciones en los precios, las condiciones climáticas y los costos de la producción. Las condiciones de pobreza, inseguridad alimentaria y falta de acceso a servicios básicos como salud, educación y vialidad son algunos desafíos que enfrentan estos productores. Adicionalmente, su dependencia de un cultivo estacional genera una baja en la liquidez de la familias durante la etapa de producción, generando un período de hambre que amenaza la salud y el desarrollo de sus hijos/as y de las familias enteras. Esta hambre estacional también se conoce como los “meses flacos .”

Pese a las oportunidades existentes de mercado, satisfacer los requisitos de los compradores plantea un importante desafío para estas familias porque les faltan los recursos técnicos y financieros para permitirles adaptarse rápidamente a las demandas. Aunque sean favorables las condiciones macroeconómicas, las familias indígenas y campesinas tienen que cumplir con los requisitos de calidad y certificación de sus productos, a más de suministrar un volumen continuo. Las organizaciones de productores necesitan fortalecer sus capacidades de gestión empresarial, planificación y control financieros, y proyección comercial.

Desde el año 2002, Heifer en las Américas ha estado activa en alianzas con cooperativas caficultoras y, con fondos de Green Mountain Coffee Roasters, ha apoyado a más de 8.000 familias en América Latina para mejorar sus condiciones sociales, ambientales y económicas. Esta relación ha mejorado las condiciones de vida para las familias directamente al diversificar sus ingresos durante los “meses flacos”, mejorando su nutrición y empoderando a las mujeres que participan de los diferentes proyectos. Esta alianza también ha logrado una contribución importante y experiencia de aprendizaje para los sistemas de monitoreo y evaluación. Al mismo tiempo, Heifer está ejecutando proyectos para apoyar a familias campesinas productores de café, cacao y cardamomo en colaboración con otras organizaciones como el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), la Fundación Howard G. Buffett, Veco Mesoamérica, e instituciones gubernamentales.

El programa tendrá una duración de 10 años (2013-2023) e incluirá un presupuesto total de US $101’082.693. Se movilizarán los recursos en forma individual para cada proyecto desarrollado bajo el programa, mediante los siguientes métodos: a) financiamiento co-paralelo, b) fondos institucionales, c) donantes grandes, d) corporaciones y e) fundaciones.